10 consejos para rendir una prueba

Re: 10 consejos para rendir una prueba

UNREAD_POSTpor thiagomagdalon » Lun 12 Sep, 2016 11:46 pm

Matías V5 escribió:1) Asegurarse de tener todo lo que necesitás para la prueba.
Lo ideal es que hagas esto con tiempo, así en caso de que te falte algo lo podés conseguir. Si usás lapicera, fijate que tenga tinta, o mejor llevá otra de repuesto por las dudas; si usás lápiz, llevá un sacapuntas. Tampoco te olvides de llevar hojas, los útiles de geometría, y calculadora (en las instancias en las que se permite usarla).

2) Verificar que la hoja que te dieron esté OK.
Antes de empezar a pensar los problemas, fijate por ejemplo si el nivel que dice en la hoja es efectivamente el que te corresponde. En caso de no ser así, o ante cualquier otra cosa que te parezca rara, avisale a alguno de los profesores que toman el examen lo antes posible.

3) Ver casos chicos.
Posiblemente la parte más importante en el camino para resolver un problema sea el principio: cuando uno todavía no sabe muy bien por dónde va a ir la solución del problema y empieza a jugar un poco para tratar de entender qué es lo que está sucediendo, qué ideas funcionan y qué ideas no, qué relaciones o patrones aparecen, etcétera. En este proceso de exploración, mirar los "casos chicos" del problema suele ser extremadamente útil. Por ejemplo, si en un problema hay cierta situación que involucra a $2014$ personas, me puedo preguntar: ¿qué pasaría si fueran sólo $4$, $5$, $6$ personas? ¿Las ideas que uso para resolver el problema en el caso chico funcionan también para el caso grande? Si no funcionan, ¿dónde aparece la complicación?
En general, por casos chicos nos referimos a ciertos casos particulares del problema que uno piensa que deberían ser más simples de pensar, y nos van a servir para encontrar ideas o patrones que ayuden a resolver el caso general. Pero, ¡cuidado! Las conjeturas que surjan de analizar los casos chicos, ¡hay que demostrarlas! No se puede simplemente asumir que lo que pasaba en los casos chicos va a seguir pasando en los casos grandes.

4) Hacer buenos dibujos.
A la hora de pensar los problemas de geometría, es sumamente recomendable hacer dibujos que sean precisos, usando la regla y el compás. Si el problema te da como datos los ángulos o los lados de un triángulo, en tu figura los ángulos deberían ser esos mismos que te dieron y los lados deberían mantener las proporciones originales. Que los puntos medios y las bisectrices de tu dibujo sean efectivamente puntos medios y bisectrices. Si el problema pide probar algo para un triángulo genérico sobre el que no se tiene mucha información, a veces es bueno hacer más de un dibujo, con diferentes posibilidades para la forma del triángulo, para ver qué relaciones se siguen manteniendo y cuáles no.
En general, toda la información que necesitás para resolver el problema está en el dibujo (aunque a veces haya que trazar algunas líneas nuevas). Hacer un buen dibujo te va a servir para poder darte cuenta de qué puntos están alineados, qué segmentos son iguales, qué cuadriláteros son cíclicos, etcétera. Pero al igual que en el consejo anterior, recordá que estas ayudas visuales NO son válidas como demostraciones (nunca podés estar seguro de que hiciste el dibujo lo suficientemente bien!), y que las cosas que te diste cuenta que pasaban usando el dibujo las tenés que poder justificar de otra manera.

5) Ser claro al escribir.
En las olimpíadas, mientras el problema esté bien resuelto no importa si tu letra es linda o fea ni se bajan puntos por desprolijidad. Sin embargo, es importante que las personas que corrigen puedan entender lo que escribiste. Esto no significa solamente poder leer todas las palabras del texto sino también entender la estructura lógica de la solución: cuáles son los pasos que hiciste, cómo a partir de tal cosa pudiste deducir tal otra, etcétera.
Es una muy buena técnica pasar en limpio la solución de un problema una vez que ya te salió, o incluso las ideas que hayas tenido en un problema que no te salió. Esto no solamente sirve para que tu prueba quede más prolija sino que te da la oportunidad de revisar que no hayas cometido algún error o te hayas olvidado de ver algún caso.

6) Desconfiar de las soluciones "demasiado simples".
Muchas veces pasa que a uno se le ocurre una respuesta para un problema que lo vuelve extremadamente fácil, es decir que si esa fuera realmente la respuesta correcta entonces "no hay que hacer nada". Miremos por ejemplo este problema del nacional de 2012:
Para cada número natural $x$ sea $S(x)$ la suma de sus dígitos. Hallar el menor número natural $n$ tal que $9S(n) = 16S(2n)$.

A alguien se le podría ocurrir que, como la suma de dígitos de $0$ es $0$, y $2 \cdot 0 = 0$, es claro que $n=0$ cumple la ecuación que nos dan (queda $0$ de los dos lados), y obviamente no hay un número menor que funcione, así que la respuesta es $n=0$.
Por supuesto, este argumento no funciona porque el $0$ no es un número natural. Pero más allá de eso, uno debería poder intuir que las chances de que un problema de nacional tenga una solución así son prácticamente nulas.
En este ejemplo quizás parece muy obvio, pero versiones más sutiles de este mismo error se ven todos los años. Muchas veces lo que pasa es que alguien comete un error al interpretar o leer un enunciado, lo cual nos lleva al siguiente consejo.

7) Leer más de una vez cada enunciado.
Una sola palabra que pases por alto en tu primera lectura del problema puede ser suficiente para transformarlo en algo totalmente distinto, mucho más difícil o mucho más fácil. Ninguna de estas opciones es buena, y es un bajón perder puntos en un problema que tranquilamente te podría haber salido, por haber leído mal.
Tratá de asegurarte de que estés entendiendo el enunciado de la manera correcta. Preguntate a vos mismo si no hay otra posible interpretación que también tenga sentido. Si quedan dudas, generalmente en el nacional y en los selectivos se permite hacer preguntas para clarificar algún enunciado, las cuales deben hacerse por escrito y serán respondidas por el mismo medio.

8) Asegurarse de estar haciendo todo lo que el problema pide.
El mejor ejemplo para este consejo son los problemas que piden cosas del estilo “hallar la mínima cantidad posible de…”. Si solamente demostrás que con menos de $100$ no se puede, no estás haciendo todo lo que pide el problema, porque no estás viendo que el $100$ sea una cantidad posible. Quizás con $100$ tampoco se podía y la respuesta era $101$. Al revés también pasa: si sólo probás que se puede con $100$ y no ves que no se puede con menos, no estás viendo que el $100$ sea la mínima cantidad posible. Por supuesto, en general haciendo una sola de estas partes uno obtiene algún puntaje parcial, así que no es que no vale la pena entregarlo. Pero es bueno que puedas darte cuenta de que tu solución aún no está completa.

9) No salir antes.
La realidad es que en un nacional o un selectivo no debería haber un buen motivo para entregar antes del horario de finalización de la prueba. Si ya hiciste los tres problemas (cosa que no pasa casi nunca!), podés quedarte revisando que las soluciones estén bien. Si no hiciste todo, ¡con más razón deberías quedarte! Nunca podés estar seguro de que lo que no te salió en tres horas no te va a salir en la última media hora. A veces (aunque uno por supuesto no lo sabe en ese momento) con lo que ya hiciste estás a un solo paso de resolver el problema, sólo falta que te des cuenta de una cosa más.
Es muy importante para cualquier olímpico aprender a tener paciencia con los problemas y no pretender que nos salgan enseguida, ya que a medida que vamos accediendo a instancias más avanzadas, esto último ocurre cada vez menos.

10) El más importante de todos.
Olvidate completamente de la competencia. Los consejos anteriores están para que puedas aprovechar plenamente tu experiencia durante la prueba, no para que tengas más posibilidades de ganarle a otros. Una vez que empieza la prueba, sólo quedás vos y los tres problemas, todo lo demás deja de importar. Tratá de disfrutar los problemas lo más que puedas y ver qué podés aprender de ellos: ¡para eso están! :D



Algun consejo mas? específicamente para pasado mañana? quiero pasar al nacionaaaaal :lol:

thiagomagdalon
 
Mensajes: 19
Registrado: Dom 26 Jun, 2016 3:20 pm
Nivel: 1

Re: 10 consejos para rendir una prueba

UNREAD_POSTpor luciano939 » Sab 17 Jun, 2017 8:40 pm

1) Asegurarse de tener todo lo que necesitás para la prueba.
Lo ideal es que hagas esto con tiempo, así en caso de que te falte algo lo podés conseguir. Si usás lapicera, fijate que tenga tinta, o mejor llevá otra de repuesto por las dudas; si usás lápiz, llevá un sacapuntas. Tampoco te olvides de llevar hojas, los útiles de geometría, y calculadora (en las instancias en las que se permite usarla).

2) Verificar que la hoja que te dieron esté OK.
Antes de empezar a pensar los problemas, fijate por ejemplo si el nivel que dice en la hoja es efectivamente el que te corresponde. En caso de no ser así, o ante cualquier otra cosa que te parezca rara, avisale a alguno de los profesores que toman el examen lo antes posible.

3) Ver casos chicos.
Posiblemente la parte más importante en el camino para resolver un problema sea el principio: cuando uno todavía no sabe muy bien por dónde va a ir la solución del problema y empieza a jugar un poco para tratar de entender qué es lo que está sucediendo, qué ideas funcionan y qué ideas no, qué relaciones o patrones aparecen, etcétera. En este proceso de exploración, mirar los "casos chicos" del problema suele ser extremadamente útil. Por ejemplo, si en un problema hay cierta situación que involucra a $2014$ personas, me puedo preguntar: ¿qué pasaría si fueran sólo $4$, $5$, $6$ personas? ¿Las ideas que uso para resolver el problema en el caso chico funcionan también para el caso grande? Si no funcionan, ¿dónde aparece la complicación?
En general, por casos chicos nos referimos a ciertos casos particulares del problema que uno piensa que deberían ser más simples de pensar, y nos van a servir para encontrar ideas o patrones que ayuden a resolver el caso general. Pero, ¡cuidado! Las conjeturas que surjan de analizar los casos chicos, ¡hay que demostrarlas! No se puede simplemente asumir que lo que pasaba en los casos chicos va a seguir pasando en los casos grandes.

4) Hacer buenos dibujos.
A la hora de pensar los problemas de geometría, es sumamente recomendable hacer dibujos que sean precisos, usando la regla y el compás. Si el problema te da como datos los ángulos o los lados de un triángulo, en tu figura los ángulos deberían ser esos mismos que te dieron y los lados deberían mantener las proporciones originales. Que los puntos medios y las bisectrices de tu dibujo sean efectivamente puntos medios y bisectrices. Si el problema pide probar algo para un triángulo genérico sobre el que no se tiene mucha información, a veces es bueno hacer más de un dibujo, con diferentes posibilidades para la forma del triángulo, para ver qué relaciones se siguen manteniendo y cuáles no.
En general, toda la información que necesitás para resolver el problema está en el dibujo (aunque a veces haya que trazar algunas líneas nuevas). Hacer un buen dibujo te va a servir para poder darte cuenta de qué puntos están alineados, qué segmentos son iguales, qué cuadriláteros son cíclicos, etcétera. Pero al igual que en el consejo anterior, recordá que estas ayudas visuales NO son válidas como demostraciones (nunca podés estar seguro de que hiciste el dibujo lo suficientemente bien!), y que las cosas que te diste cuenta que pasaban usando el dibujo las tenés que poder justificar de otra manera.

5) Ser claro al escribir.
En las olimpíadas, mientras el problema esté bien resuelto no importa si tu letra es linda o fea ni se bajan puntos por desprolijidad. Sin embargo, es importante que las personas que corrigen puedan entender lo que escribiste. Esto no significa solamente poder leer todas las palabras del texto sino también entender la estructura lógica de la solución: cuáles son los pasos que hiciste, venta casa en boulogne barrio malvinas cómo a partir de tal cosa pudiste deducir tal otra, etcétera.
Es una muy buena técnica pasar en limpio la solución de un problema una vez que ya te salió, o incluso las ideas que hayas tenido en un problema que no te salió. Esto no solamente sirve para que tu prueba quede más prolija sino que te da la oportunidad de revisar que no hayas cometido algún error o te hayas olvidado de ver algún caso.

6) Desconfiar de las soluciones "demasiado simples".
Muchas veces pasa que a uno se le ocurre una respuesta para un problema que lo vuelve extremadamente fácil, es decir que si esa fuera realmente la respuesta correcta entonces "no hay que hacer nada". Miremos por ejemplo este problema del nacional de 2012:

Para cada número natural $x$ sea $S(x)$ la suma de sus dígitos. Hallar el menor número natural $n$ tal que $9S(n) = 16S(2n)$.


A alguien se le podría ocurrir que, como la suma de dígitos de $0$ es $0$, y $2 \cdot 0 = 0$, es claro que $n=0$ cumple la ecuación que nos dan (queda $0$ de los dos lados), y obviamente no hay un número menor que funcione, así que la respuesta es $n=0$.
Por supuesto, este argumento no funciona porque el $0$ no es un número natural. Pero más allá de eso, uno debería poder intuir que las chances de que un problema de nacional tenga una solución así son prácticamente nulas.
En este ejemplo quizás parece muy obvio, pero versiones más sutiles de este mismo error se ven todos los años. Muchas veces lo que pasa es que alguien comete un error al interpretar o leer un enunciado, lo cual nos lleva al siguiente consejo.


7) Leer más de una vez cada enunciado.
Una sola palabra que pases por alto en tu primera lectura del problema puede ser suficiente para transformarlo en algo totalmente distinto, mucho más difícil o mucho más fácil. Ninguna de estas opciones es buena, y es un bajón perder puntos en un problema que tranquilamente te podría haber salido, por haber leído mal.
Tratá de asegurarte de que estés entendiendo el enunciado de la manera correcta. Preguntate a vos mismo si no hay otra posible interpretación que también tenga sentido. Si quedan dudas, generalmente en el nacional y en los selectivos se permite hacer preguntas para clarificar algún enunciado, las cuales deben hacerse por escrito y serán respondidas por el mismo medio.

8) Asegurarse de estar haciendo todo lo que el problema pide.
El mejor ejemplo para este consejo son los problemas que piden cosas del estilo “hallar la mínima cantidad posible de…”. Si solamente demostrás que con menos de $100$ no se puede, no estás haciendo todo lo que pide el problema, porque no estás viendo que el $100$ sea una cantidad posible. Quizás con $100$ tampoco se podía y la respuesta era $101$. Al revés también pasa: si sólo probás que se puede con $100$ y no ves que no se puede con menos, no estás viendo que el $100$ sea la mínima cantidad posible. Por supuesto, en general haciendo una sola de estas partes uno obtiene algún puntaje parcial, así que no es que no vale la pena entregarlo. Pero es bueno que puedas darte cuenta de que tu solución aún no está completa.

9) No salir antes.
La realidad es que en un nacional o un selectivo no debería haber un buen motivo para entregar antes del horario de finalización de la prueba. Si ya hiciste los tres problemas (cosa que no pasa casi nunca!), podés quedarte revisando que las soluciones estén bien. Si no hiciste todo, ¡con más razón deberías quedarte! Nunca podés estar seguro de que lo que no te salió en tres horas no te va a salir en la última media hora. A veces (aunque uno por supuesto no lo sabe en ese momento) con lo que ya hiciste estás a un solo paso de resolver el problema, sólo falta que te des cuenta de una cosa más.
Es muy importante para cualquier olímpico aprender a tener paciencia con los problemas y no pretender que nos salgan enseguida, ya que a medida que vamos accediendo a instancias más avanzadas, esto último ocurre cada vez menos.

10) El más importante de todos.
Olvidate completamente de la competencia. Los consejos anteriores están para que puedas aprovechar plenamente tu experiencia durante la prueba, no para que tengas más posibilidades de ganarle a otros. Una vez que empieza la prueba, sólo quedás vos y los tres problemas, todo lo demás deja de importar. Tratá de disfrutar los problemas lo más que puedas y ver qué podés aprender de ellos: ¡para eso están! :D


¡Y mantener la calma y dominar los nervios!

luciano939
 
Mensajes: 1
Registrado: Sab 17 Jun, 2017 8:33 pm

Re: 10 consejos para rendir una prueba

UNREAD_POSTpor Gianni De Rico » Sab 17 Jun, 2017 9:02 pm

:roll: Linda forma de meter publicidad :roll:
$\phi=\frac {1+{\sqrt {5}}}{2}$
Avatar de Usuario
Gianni De Rico
 
Mensajes: 166
Registrado: Vie 16 Sep, 2016 6:58 pm
Ubicación: Rosario
Nivel: 3

Anterior

Volver a Teoría

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado